martes, 20 de noviembre de 2007

Disputa por los canales de Televisa

Por Gabriel Sosa Plata
Columna "Telecom y Medios", publicada en El Universal, Finanzas, 20 de noviembre de 2007
A más tardar el próximo 14 de diciembre, Grupo Televisa deberá difundir en diarios de circulación nacional y en su portal de Internet las tarifas y condiciones, “no discriminatorias”, para la oferta de sus canales de televisión abierta, como parte de las obligaciones que le impuso la Comisión Federal de Competencia (CFC) para aprobar sus operaciones con las cableras TV Internacional y Cablemás, así como con la telefónica Bastel.
El consorcio de medios debió hacerlo antes, pero el órgano antimonopolio autorizó la ampliación del plazo. Mientras ello ocurre, diversos operadores de telecomunicaciones que ya están, que acaban de entrar o que están por entrar en el servicio de televisión restringida, se disputan los canales abiertos de Televisa (2, 4, 5 y 9) para incorporarlos a su oferta de programación, porque saben que sin ellos podrían correr la suerte de DirecTV.

Todos, literalmente, quieren los canales de Televisa: Telmex, Ultravisión, MVS Comunicaciones, las telefónicas y las cableras, para que en su servicio de televisión –aspecto fundamental del “triple play”- no falten telenovelas como “Al diablo con los guapos”, programas de espectáculos como “La Oreja” y programas tan educativos como “Incógnito”, producidos por el consorcio televisivo, así como sus series y caricaturas importadas

Sin embargo, consciente de su posición privilegiada de proveedor de contenidos, Televisa trata de imponer sus propias condiciones y hace ventas atadas: te doy el 2 si compras Telehit, De Película y el Canal de las Telenovelas o bien el 5 si también te llevas Cinema Golden y Unicable. En su afán de tener los canales abiertos ante el dato contundente que más del 50 por ciento de los suscriptores ve los canales abiertos en sistemas de televisión de paga, algunos operadores han aceptado sin reclamos, resignados, las condiciones de sus vendedores y más aún ante el argumento de que “así pasa con las productoras más importantes del mundo, como HBO”.

Es evidente que no todos están de acuerdo con esos términos y por eso es que empresas como Telecable de Occidente y Maxcom han presentado sus denuncias ante la CFC. En algunos casos, se quejan de que Televisa les vende paquetes cuando sólo les interesa, por ejemplo, el canal 2. En otros, se molestan porque simple y sencillamente se niegan a venderle sus canales abiertos para ser retransmitidos en plazas donde Televisa ya tiene presencia a través de Cablevisión, TV Internacional y Cablemás.

En el estire y afloje, la CFC prácticamente azuza a los operadores de telecomunicaciones para que le pidan a Televisa sus canales de televisión abierta y que ésta cumpla con ofrecérselos en términos no discriminatorios, “es decir, en términos y condiciones similares para concesionarios en circunstancias similares debiendo justificar cualquier diferencia con base en los costos”, según un comunicado expedido por ese órgano el 31 de agosto de 2007.

En una primera etapa, la CFC “evaluará el estricto cumplimiento de esta obligación para todas solicitudes” y pide que “a fin de verificar el cumplimiento de lo anterior es recomendable que aquellos concesionarios que soliciten a Grupo Televisa los derechos señalados, remitan copia de su solicitud a esta Comisión”.

¿Diversidad?

Televisa ha recibido peticiones de todos los interesados en sus canales abiertos. Sin embargo, no a todos les han abierto las puertas. Se asegura que a Telmex, por ejemplo, un comando de abogados, puesto en alerta desde la recepción de las oficinas del consorcio, no le quiso recibir el oficio correspondiente, lo cual, al menos en apariencia, ha contribuido a hacer más agria la relación entre esas poderosas empresas.

La CFC está por determinar si Televisa ha cumplido con el “must offer” (ofrecer sus contenidos de televisión abierta en condiciones no discriminatorias a todas aquellas empresas de televisión restringida que lo soliciten) y el “must carry” (obligación de transmitir en condiciones no discriminatorias en las redes de Televisa todos los contenidos de televisión abierta cuyos transmisores así lo soliciten) para autorizarle la adquisición de las empresas ya mencionadas.

Es previsible que de una u otra manera, Televisa cumplirá con las condiciones de la CFC porque el negocio del “triple play”, la banda ancha y los servicios convergentes están entre sus estrategias más importantes en los próximos años. También lo hará porque hay un beneficio económico indiscutible por la venta de sus canales abiertos de televisión y una mayor cobertura de sus producciones.

El problema, más allá de los supuestos “beneficios” que ese cumplimiento podría traer para incentivar la competencia en el sector de la televisión restringida, es que también en materia de contenidos Televisa seguirá dominando en la era de la convergencia tecnológica.

La supuesta diversidad, competencia e incluso pluralidad que se propone lograr la CFC, aún si se lanzara una tercera cadena de televisión abierta, se acota ante la política empresarial del multireciclaje de contenidos (muchos de ellos denominados “telebasura”), implementada por los operadores de telecomunicaciones.

De esta manera, la sobrada infraestructura de “triple play” que se nos ha prometido a los mexicanos en los años siguientes, será probablemente cada vez menor en precios pero también en calidad y diversidad de contenidos. Las promesas de una abundancia pluralista en la oferta quedarán en eso, en promesas, si no se trabaja seriamente en el fomento de la producción independiente y en el fortalecimiento de los medios públicos.

Tres opciones DTH

Y ya que hablamos de más redes de telecomunicaciones, la semana pasada trascendió que MVS Comunicaciones migrará su servicio de televisión por microondas o MMDS al DTH para así tener cobertura en toda la República mexicana y no sólo en determinadas plazas del país, lo cual ahora ocurre con su servicio MasTV (Reforma, 16 de noviembre). Las frecuencias despejadas por este cambio serán utilizadas para servicios de banda ancha. La empresa de la familia Vargas está en espera del título de concesión para operar DTH. No será una experiencia nueva ya que los Vargas fueron socios del proyecto del ya mencionado proyecto de DirecTV en México. Las negociaciones con EchoStar avanzan.

Nuestro país tendrá así tres servicios de DTH: el de MVS; el de Sky, de Televisa, y el de Grupo Pegaso, de Alejandro Burillo, quien este año anunció que invertirá 150 millones de dólares en su proyecto.

Profesor e investigador invitado de la UAM-Cuajimalpa
Blog: www.radiomexicana.blogspot.com

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El fraude, la película

Por José Ramiro


Como muchos de los que han comentado el documental “Fraude” sobre la versión de Andrés Manuel López Obrador y Luis Madoky de lo que pasó el 2 de julio de 2006, empezaré hablando del contexto social y del ambiente en el complejo de salas de cine al que fui.

Acudí el martes 20 de noviembre a las cinco de la tarde a una de las plazas de Villahermosa. Este mismo día, por la mañana, Andrés Manuel visitó el estado para promover el filme, dar a conocer su propuesta de defensa de la industria petrolera y convocar a los tabasqueños a que se sumaran a la demanda que interpuso contra funcionarios de la Conagua y la CFE, así como contra Felipe Calderón, Vicente Fox y Ernesto Zedillo por ser responsables de la tragedia que viven sus paisanos.

Aquí, a diferencia de otros lados, no se valoró eso de la “censura” o el “boicot” para su exhibición, pero además, hasta donde sé, los trailers o cortos pasaron sin ninguna restricción en las salas cinematográficas de Villahermosa. La gente, por otro lado, estuvo más atenta a la emergencia y a salvar su vida que al debate político nacional generado por el oriundo de Tepetitán, Macuspana.

Resultaba interesante observar el comportamiento de los tabasqueños ante el filme del ex candidato presidencial sobre todo cuando una semana antes una parte de la población damnificada aplaudió, por primera vez, a Felipe Calderón, en la misma tierra de sus dos principales contendientes y a los cuales no ha dejado de combatir por todos los medios y vías habidas y por haber.

Descrito el contexto, continúo. Pregunté a la taquillera si la película estaba siendo muy demandada. Su respuesta fue seca: no. En efecto, la sala de Cinépolis de Plaza las Américas acogió apenas a ocho personas, que por curiosidad o por lealtad al Peje, en voz alta volvieron a abrir las heridas del presunto fraude del 2 de julio.

El contenido del documental tiene un elemento muy valioso: haber puesto en evidencia el nuevo mapachismo electoral a cargo de operadores políticos de Elba Esther Gordillo, abiertamente bajo el membrete del Partido Nueva Alianza o como simuladores de otros partidos, los cuales no sólo cubrieron los vacíos de los representantes de casillas del PRI y la Coalición por el Bien de Todos, sino que se dedicaron a alterar la entrega de resultados al Programa de Resultados Preliminares.

Esto y algunos brotes de autocrítica, muy pero muy disfrazados, así como los documentos y datos inéditos, como el falso proyecto de expropiación de Televisa y los encuentros de Andrés Manuel López Obrador con “importantes empresarios”, permiten conocer lo que ocurre detrás de las campañas electorales, entre los candidatos y los factores de poderes económico.

Sin embargo, existen otros elementos que demeritan el documental, como el que el político tabasqueños quiera sorprendernos como historiador, como analista político, psicólogo social y como víctima del entorno político global. En todos estos campos Andrés Manuel queda mal, se vio mal, porque habla con verdades a medias, y ello restó fuerza y credibilidad a su justificación de la derrota.

Además, golpea sin piedad e innecesariamente a algunos de los que fueron sus aliados como Norberto Rivera Carrera, su amigo al que invitó a todas las inauguraciones de los segundos pisos y le regalara la Plaza Mariana; a Manuel Bartlett, que promovió el voto útil del priísmo nacionalista a su favor; a Ciro Gómez Leyva y Denisse Maerker, quienes lo defendieron del desafuero y difundieron los estratos del video de Carlos Ahumada en Cuba; de Bernardo Gómez, el ex vicepresidente de Televisa que se la jugó con él, y de paso, aunque no lo dicen, uno como espectador, queda con esa impresión, a Cuauhtémoc Cárdenas.

Me queda claro que el documental tiene claros fines políticos bien dirigidos. En principio, para inclinar la balanza al interior de su partido, que está inmerso en el proceso interno para renovar a su dirigencia. A lo largo del filme vemos a Andrés Manuel acompañado de Alejandro Encinas y en ningún momento detecté al coordinador de la campaña presidencial Jesús Ortega ni al papel que jugaron “los Chuchos” en la atracción del sufragio ciudadano a su favor, curiosamente los que más votos no perredistas le llevaron. ¿Cómo calificar esta omisión: censura, favoritismo, libertad de expresión?

Por otro lado, en dos ocasiones vemos a un Octavio Romero Oropeza como el preocupado el día de la elección. El “Jody”, con este video, se perfila como el potencial candidato a la gubernatura de Tabasco, pasando por encima de Arturo Núñez, Evaristo Hernández y otros properredistas más que no figuran en el documental. ¿Democracia adelantada?

A Marcelo Ebrard, López Obrador le brinda el honor de coestelar con una brevísima intervención que justifica la llamada “presidencia legítima”. ¿Qué querrá decirnos con ello? ¿Que si no es él será Ebrard quien se encargue de culminar la conquista de la Presidencia de la República en el 2012?

A final me queda la impresión de que Mandoky y López Obrador marcan sus distancias. A pesar de que el video permite ver a infinidad de ciudadanos, testimonios, los coestelares, los amigos, son pocos: Gerardo Fernández Noroña como el estratega para dar a conocer que se “cayó” el sistema; Yeidcol Polenvsky en su papel de analista electoral; Martí Batrés y Luis Sánchez, el Tíbiri Tábara, en la noche del 2 de julio, custodiando a Andrés Manuel, parecen felices por la derrota y porque iniciaba una etapa de resistencia civil; Rosario Ibarra y Jesusa Rodríguez, también, así como Carmen Aristegui… Estos son los cuadernos, los demás, son hojas sueltas.

López Obrador refrendó con el documental que es un mago de la comunicación social. Otra vez, con el video, se pone delante de los políticos que no pueden hacer uso de la radio y televisión, y dentro de poco de los diarios y revistas, para promover sus ideas políticas, para convocar a un nuevo partido y para impulsar a sus propios candidatos. Ya veremos dentro de poco cuántos otros políticos se ponen a la moda y obligan a los legisladores a otra reforma en esta materia, ahora para regular el cine partidista.

Villahermosa, 25 días bajo el agua, Noviembre 21, 2007.

Anónimo dijo...

Saludos todos....

(i) Es asombroso como algunos UltraDerechistas no dejan de criticar el Centrismo. Mandoky logro un record para un documental en Mexico. 100,000 espectadores el primer fin de semana para una documental??!!

No es suficiente para los "idiotas utiles" de Calderon.

Me recuerda mucho a lo que ocurrio con M. Moore en EEUU. La Derecha y los Idiotas Utiles no dejaran de criticar su documental.

Que era facciosa, que era parcial, et al.

Mismos argumentos de los que aqui se han dejado manipular por Televisa y Azteca.

Ni modo.


(ii) Norberto Rivera, un aliado???? Puuleeze. Ese tipo mando hacer "voter guides" para que los fanaticos (y digo esto como una catolica) votaran por el "Partido de la Vida".

Alugien quien describe a Rivera como un alidado de AMLO realmente es ajeno a lo que ocurrio durante la eleccion, y los meses antes de la eleccion.

Como puedo tomar en serio los comentarios de alguien que describe a Rivera como aliado de AMLO?

No lo puedo hacer.



(iii) Me llamo la atencion el editorial de El Universal de hoy titulado,
Ebrard sirve al PRD, no al DF. Lo podran encontrar aqui..

http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/39061.html

Que lastima que solo tengamos un rotativo Centrista en todo Mexico, La Jornada, que, por cierto, sigue siendo el periodico mas leido en todo Mexico....

http://www.alexa.com/data/details/traffic_details/jornada.unam.mx?h=300&range=6m&site0=www.jornada.unam.mx&site1=milenio.com&site2=reforma.com.mx&site3=eluniversal.com.mx&site4=&size=Medium&w=500&y=r&z=1

No entiendo la razon por la cual el Consejo Editorial de El Universal odie tanto a Centristas como Ebrard y AMLO, y abraze a Fanaticos como FC.

No lo se.

Lo que si se es que El Universal no representa Mexico Moderno, como lo hace La Jornada.

Si asi fuera, apoyaria el Derecho a Decidir y cuentas de beneficio definido, como lo hace el New York Times y La Jornada. Tambien apoyaria un alto Impuesto a la Herencia (Patrimonio), como lo hace El New York Times.

No. El Universal, en su Consejo Editorial y linea para la Primera Plana, apoya a los Fanaticos y Extremistas de FC.

(Reconozco que El Universal cuenta con columnistas Centristas como Gabriel Sosa, pero columnistas no es lo mismo al Consejo Editorial o las notas que aparecen en la Primera Plana).

(iv) Hablando del ISSSTE y cuentas de reparto, le dejo la columna de Paul Krugman, el economista mas influyente de EEUU, y profesor de Economia en Princeton. Es odiado por la Derecha, y siempre apunten a gente como Krugman cuando dicen que las universidades elite de ese pais son incubadoras del Marxismo.

Me dan risa, ya que esos "Marxistas" se egresan, y ayudan a hacer a EEUU un pais menos Extremista, y mas Centrista.

Tambien quisiera decir que, cuando Arbusto intento privatizar (cuentas individuales) el sistema de Seguro Social, no solo Krugman y otros columnistas usaron los argumentos abajo, sino que el Consejo Editorial del NYT tambien.

Eso es ser Centrista. Eso es ser New York Times. Eso es ser La Jornada.

Patricia

--------------

Mirada al mundo
Paul Krugman
21 de noviembre de 2007

Tratado como tonto

Últimamente, el senador Barack Obama ha estado diciendo que se requieren acciones importantes para evitar lo que insiste en llamar una “crisis” del seguro social

La ocasión más reciente fue en una entrevista con The National Journal. Los políticos progresistas que lucharon ardua y exitosamente contra los intentos de la administración Bush de privatizar el fruto más valioso del new deal están indignados, y con toda razón.

No obstante, el error de Obama en relación con el seguro social es exactamente lo que podría esperarse de un candidato que promete trascender el partidismo en una época en la que eso no es posible ni deseable.

Para entender la naturaleza de la equivocación de Obama, se necesita saber algo sobre la función especial que tiene el seguro social en el discurso político en Estados Unidos.

Dentro del aparato político, hacer comentarios fatalistas sobre el seguro social —declarar que en su forma actual el programa no podrá sobrevivir a la carga de pagar las jubilaciones de la generación de la posguerra— es considerado un distintivo de seriedad, un modo de demostrar fuerza y dimensión de estadista.

Considere, por ejemplo, este diálogo sobre el seguro social entre Chris Matthews, de MSNBC, y Tim Russert, de NBC, en una edición reciente del programa “Hardball”, conducido por el primero.

Russert: “Todos saben que el seguro social, del modo en que está construido, no tendrá el mismo lugar la próxima generación... demócratas, republicanos, liberales, conservadores”.

Matthews: “Es un mal sistema de pirámide en este momento”.

Russert: “Sí”.

Sin embargo, entre esos “todos” que saben que el seguro social está condenado no hay ninguno que realmente entienda los números. De hecho, toda la obsesión que el aparato político de Washington tiene con la carga fiscal que representa una población que envejece es una equivocación.

Como Peter Orszag, director de la Oficina de Presupuesto del Congreso, señaló en un artículo reciente escrito junto con el analista Philip Ellis: “La situación fiscal de Estados Unidos a largo plazo ha sido en buena medida mal diagnosticada. Pese a toda la atención dedicada a los retos demográficos, como la próxima jubilación de la generación de la posguerra, la salud financiera de nuestro país de hecho será determinada principalmente por la tasa de crecimiento de los costos de salud per cápita”.

¿Cómo es que la noción más difundida está tan equivocada? Bueno, en gran medida es resultado de décadas de alarmismo deliberado sobre el futuro del seguro social por parte de ideólogos conservadores cuyo objetivo final es socavar el programa.

De esta manera, en 2005 la administración Bush trató de impulsar una mezcla de privatización y recortes de prestaciones que, con el tiempo, hubiera reducido el seguro social a nada más que un enorme plan de los llamados 401 (k), en los que el ahorro depende enteramente del empleado y la empresa no maneja ni asegura los recursos. La administración afirmó que esto era necesario para salvar el programa, que según funcionarios “se dirigía a un iceberg”.

Pero los verdaderos motivos de la administración eran, de hecho, ideológicos. El economista conservador Stephen Moore, conocido por su rechazo a los impuestos, puso el juego en evidencia al describir el seguro social como “el vientre (punto débil) del Estado benefactor”, y encomió el plan de Bush por encajar una “lanza” en ese vientre.

Afortunadamente, las tácticas de miedo fallaron.

Los demócratas en el Congreso se mantuvieron firmes; los analistas progresistas desmintieron, una tras otra, las falacias de los privatizadores; y la gente dejó en claro que quiere preservar una red de seguridad básica para los estadounidenses retirados.

Ahí debió terminar todo. Sin embargo, lo que Jonathan Chait, de The New Republic, llama “derecho a la histeria”, al parecer nunca se acaba. En octubre, The Washington Post publicó un editorial criticando a la senadora Hillary Clinton por no estar en pánico por el seguro social. Y, como hemos visto, desatinos como la afirmación de que el seguro social es un sistema de ventas de “pirámide” parecen estar nuevamente en boga.

Lo que nos lleva de regreso a Obama. ¿Por qué seguirle el juego a esta nueva ronda de propagación del miedo y desvirtuar una de las grandes victorias progresistas de los años Bush?

No creo que Obama sea un privatizador de clóset. No obstante, es alguien que sigue insistiendo en que puede trascender el partidismo de nuestros tiempos y, en este caso, eso lo ha convertido en un tonto.

Obama quería una forma de distinguirse de Hillary Clinton. Y para alguien que ha dicho que la razón por la que “no podemos resolver los grandes problemas que exigen soluciones” es que “la política se ha vuelto demasiado rencorosa y partidista”, unirse a los ataques contra la postura sobre el seguro social de Clinton debió haberle parecido una oportunidad única para sonar firme y al mismo tiempo bipartidista.

Sin embargo, el seguro social no es uno de esos grandes problemas que exijan solución; es un problema pequeño, de los últimos de la lista de problemas trascendentes que enfrenta Estados Unidos, pero que de todos modos se ha vuelto una obsesión para la gente en el poder. Y tratándose del seguro social, como en muchos otros asuntos, lo que Washington quiere decir con bipartidismo es que todos deberían unirse para darle a los conservadores lo que ellos quieren.

Todos quisiéramos que la política estadounidense no fuera tan rencorosa y partidista. Pero si intenta encontrar terreno común donde no lo hay —lo cual es el caso en muchos asuntos actualmente—, termina siendo tratado como un tonto. Y eso es lo que le acaba de suceder a Obama.

----------------------

Anónimo dijo...

Saludos todos...

Pensandolo bien, creo que entiendo la razon por la cual mi amigo, Jose Ramiro, es tan critico a la pelicula. El piensa que FC gano la eleccion. Yo pienso que la eleccion se la regalo la Corte cuando no anulo el proceso el dia despues de la eleccion.

Yo me encuentro entre los 42% que piensa que hubo fraude y que FC no es legitimo. Mi amigo se encuentra entre los 49% que discrepa conmigo.

Dudo que este cambie.

La polarizacion en Mexico es muy parecida a la de EEEUU despues de que la Corte Suprema regalo la presidencia a Bush en el 2001.

Centristas contra Fanaticos. Los que creen en Estado Laico vs. los que creen en un rol mas importante para la Iglesia en el gobierno. Los que creen en Redistribucion vs. los que creen en Cuentas Individuales. Derecho a Decidir sobre tu Cuerpo vs. El Estado decidiendo que puedes hacer con tu cuerpo. Stanford/Harvard vs. Hillsdale (Hillsdale es una universidad muy parecida a la ITAM y Ibero).

Asi es, y no cambiara.

Aqui esta la encuesta, en caso que mi amigo dude mis cifras..

-------------------
http://mx.invertia.com/noticias/noticia.aspx?idNoticia=200707021346_INF_500085&idtel=

Lunes, 2 de Julio de 2007, 7:46hs

Fuente: InfoSel Financiero
ZONAS - América del Norte - Mexico
(POLITICA) CONFIA 49% EN TRIUNFO DE CALDERON;42% CREE EN FRAUDE

MEXICO, Julio. 2.- A un año de los comicios presidenciales, ¿cuál es el saldo en términos de opinión pública? ¿Cómo se recuerda la elección? ¿Qué queda del capital político de Andrés Manuel López Obrador? Esta y otras preguntas fueron indagadas en la encuesta nacional de Ipsos-Bimsa/El Universal.

En cuanto al resultado de los comicios, la mayoría de la población (49%) cree que Felipe Calderón ganó la elección presidencial, pero 35% considera que el triunfador fue López Obrador, estos porcentajes no han variado significativamente de un año a la fecha.

Del mismo modo, 42% cree que hubo fraude en la pasada elección presidencial. La creencia en el triunfo de López Obrador y la percepción de fraude provienen principalmente de quienes votaron por él.

La continua polémica sobre la elección de 2006 propicia que se enfaticen sus aspectos negativos o cuestionables, y que se minimicen o ignoren sus elementos positivos.

Esto explica por qué ahora hay una visión más crítica sobre la elección de 2006 que hace un año. La interrogante es si se revertirá o continuará esta tendencia.
Fuente: PRENSA DE NEGOCIOS / EL SEMANARIO Redacción México: (55) 9117 2000 EXT. 115 Fax: (55) 5550 3645 prensa@elsemanario.com.mx

----------------------

Ramón dijo...

La realidad es que Andrés Manuel López Obrador sí fue aliado de Norberto Rivera Carrera. ¿Acaso Patricia nos va a explicar quién otorgó "gratuitamente" la Plaza Mariana a la Arquidiócesis Primada de México? Cuando me dé la cara y tenga el valor de poner su mail en este blog con gusto le proporciono la información ¿Por qué el entonces diputado René Bejarano ordenó a los diputados del PRD en la ALDF que se no aprobara la iniciativa de Ley de Sociedades en Convivencia? Antes de que responda sus mentiras la tal "Patricia" le diré que fue Andrés Manuel López Obrador para no disgustar a los votos conservadores del DF, como en su momento también ordenó la aprobación de la "ley Televisa" a los legisladores federales encabezados por Pablo Gómez.

Por otra parte, también creo que hubo fraude, sin duda, pero también que el PRD y sus asesores fueron incapaces de demostar ante la opinión pública y ante las autoridades. ¿Ya conoces, "Patricia", la demanda de inconformidad de la Coalición por el Bien de Todos presentada ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación? Si no, de verdad te vas a morir de risa. En ninguna línea se solicita la NULIDAD del proceso electoral, por eso NO la anularon, además de la falta de sustento jurídico y técnico de los alegatos. Mi coraje se debe a algo simple: me molestan los tontos para defender las causas, y AMLO se rodeo de puros tontos y así le fue.

Un dato que no debe olvidarse, "Patricia", explícame ¿Por qué el PRD y sus aliados habían negociado UNA PRESIDENCIA INTERINA con el ultraderechista CARLOS MARÍA ABASCAL CARRANZA, ante el escenario de que el TEPJF hubiera decidido por unanimidad nulificar la elección.

Mal, "Patricia" que respondas así a una crítica de un video documental. El que expone está dispuesto a recibir críticas. Por mi parte, con gusto te dejo mi correo y mi nombre, para cuando tengas el gusto de escribirme y dar la cara y no esconderte tras un nombre y los insultos.

Anónimo dijo...

Saludos todos.... Correginme si estoy equivocada, pero la TRIFE no tenia la facultad para anular la eleccion?

Osea, dada la diferencia de 0.56% "oficial" entre AMLO y FC, y dada la intromision FRAUDULENTA de FOX y el CCE, yo me pregunto, porque no anularon la eleccion dentro de 24 horas despues del domigo?

Osea, si uno llega a la conclusion que la intromision de FOX y el CCE logro convencer a solo 0.28% de los electores de cambiar de opinion, la unica opcion es anulacion y nueva eleccion.

Asi de simple.

Por eso mismo, nunca entendere a los Fanatico UltraDerechistas que insisten en que FC gano la eleccion. Decir que FC gano la eleccion es como decir que las empresas, a nivel global, malgastan los US$ 550B anualmente en publicidad, ya que, para los que creen en la "victoria" de FC, la publicidad no influye a la gente.

Ahora, dices que AMLO no logro demostrar a la opinion publica que hubo fraude. No leiste la encuesta arriba. Solo 49% piensan que FC gano sin la ayuda de fraude. 42% dice que si hubo fraude. Osea, mas gente que voto por AMLO actualmente piensa que hubo fraude. Espero que entiendas.

Pero, como dije al principio, la situacion en Mexico es muy parecida a la de EEUU. Polarizada. Centristas que piensan que Gore gano en el ano 2000, contra Fanaticos que piensan que no hubo fraude en Florida en ese ano.

Mira, si tu no piensas que la intromision de Fox y el CCE logro convencer a 0.28% de los elctores para cambiar su opinion acerca de AMLO, entonces, no se que mas decirte.

Espero que estes muy contento con un Fanatico en Los Pinos, un fanatico que hace a Bush aparecer como un Moderado.

Patricia

Anónimo dijo...

21-Nov-2007
Horizonte político
José A. Crespo
México 2006: el filme



Fui en estos días a ver, con gran curiosidad, el documental de Luis Mandoki sobre la elección presidencial del año pasado. Aparecen varios episodios, indicios y testimonios que nutren la duda sobre la fidelidad del veredicto oficial. No son muchos, pero sí sumamente ilustrativos. Desde luego, cada quien verá lo que quiera ver. Los feligreses del mito del “fraude monumental” dirán que las anomalías ahí exhibidas son apenas la punta del iceberg de un gran operativo para arrebatar el triunfo a Andrés López Obrador. Los creyentes del otro mito, el del “triunfo inobjetable” de Calderón, concluirán que los hechos reportados son aislados y, por ende, no fueron determinantes en el resultado oficial. Y los “agnósticos” tendremos nuevos fundamentos para documentar nuestra abierta ignorancia sobre cuál fue la voluntad del electorado. Información más concluyente al respecto seguramente yace en los paquetes electorales, esos que tanto temor despiertan a diversas autoridades. Por algo será.

Parte del filme se dedica a explicar cómo el gobierno de Vicente Fox allanó el terreno para dar verosimilitud al “mito del fraude”, proporcionando desde 2004 al PRD elementos para que en 2006 sus denuncias de fraude se hicieran creíbles ante sus seguidores e incluso ante ciudadanos de diversa filiación (como lo refleja una encuesta de Parametría encargada por el IFE en septiembre de ese año). El famoso desafuero fracasó en su evidente intento por inhabilitar políticamente al entonces jefe de Gobierno y puntero en las encuestas. Pero tuvo al menos dos efectos: a) provocó en Fox un fuerte deseo de desquitarse de López Obrador por la humillación recibida, anhelo que pudo cumplir durante el proceso electoral, según reconoció. b) Envió a la izquierda el mensaje de que en Los Pinos había la firme determinación para detener a su candidato presidencial, por los medios que hicieran falta.

El documental refleja también la aportación de otras instituciones para hacer creíble el fraude: el IFE y el Tribunal Electoral. El primero, al adoptar como línea de acción la estrategia más favorable al PAN, es decir, abrir los menos paquetes electorales posibles (de lo cual hay algunas claras evidencias en el documental). Lo que se tradujo en que se recontara apenas 4% de los paquetes que, según la ley (y el Tribunal), el IFE debió abrir de oficio. Eso corresponde con el testimonio de múltiples consejeros distritales con quienes he conversado (y con mi propia observación en varios distritos capitalinos). Más grave es el hallazgo, durante la revisión hecha por el Tribunal, de boletas cruzadas por el PAN pero sin doblez alguno. Sólo personal del IFE pudo tener acceso durante ese lapso a los paquetes electorales —resguardados por el Ejército— e introducir esas boletas, pero olvidaron doblarlas como lo hacen los electores antes de depositarlas en la urna. Lo relevante aquí es menos lo cuantitativo —si el número de votos ilícitos así introducidos fue suficiente para afectar el resultado— que lo cualitativo —la disposición que mostró el IFE para torcer la ley de esa manera a favor del PAN—. No se necesitan kilos de neuronas para inferir esa infracción a partir de las evidencias disponibles, pero sí al menos un gramo de honestidad para reconocerlo. El Tribunal tampoco contribuyó a despejar la incertidumbre, al no utilizar las facultades legales de que disponía para abrir y recontar los paquetes cuyas actas registraban inconsistencias, tal como su propia sentencia señaló que debió hacerse (por lo cual 80% de tales actas quedó sin revisar, lo que preservó gran cantidad de errores aritméticos que pudieron y debieron haber sido depurados).

Como era de esperarse, el documental carece del componente de “autocrítica”, al no mencionar los errores de López Obrador que ayudaron a su caída en las encuestas, haciéndolo vulnerable. Eso hubiera dado mayor solidez y fuerza al filme de Mandoki. También es innegable su fuerte sesgo propagandístico en torno a la figura del Peje. Pero eso no borra la existencia de anomalías, inequidad y parcialidad de las autoridades durante el proceso, mucho de lo cual es relatado y retratado en el documento fílmico. Con todo, supongo que quienes asistirán a verlo serán principalmente quienes creen de manera irreductible en el fraude monumental, así como los que dudan de la absoluta pulcritud de la elección. Más difícil es que vayan a verlo quienes no creen en el triunfo limpio de Calderón, pero celebran que así hayan ocurrido las cosas. Son aquellos que justifican que se haya detenido a quien consideraban un peligro para México (o para sus propios intereses), “haiga sido como haiga sido”. Aquellos que en corto reconocen que de seguro hubo irregularidades suficientes para afectar el resultado oficial, pero de lo cual se alegran. Son los seguidores y legitimadores de la estrategia de “desvirtuar la democracia para salvar la democracia”.

Finalmente vienen los convencidos honestamente del otro mito, el del “triunfo contundente e inobjetable” de Calderón. Son quienes ciegamente creen en la fidelidad del veredicto, que probablemente consideren una pérdida de tiempo ver esta película o bien se abstengan de ello por temor a que su inquebrantable fe al respecto pueda minarse en alguna medida (recordando que, dado lo estrecho del resultado, sólo con una pulcritud fuera de serie resulta posible sostener sin sombra de duda que Calderón ganó). Seguramente pensarán que es mejor mantenerse alejados del tema, como aquel clérigo que se negaba a asomarse siquiera por el telescopio de Galileo (para ver los satélites de Júpiter), pues eso mismo implicaba poner en duda la irrefutable verdad de las sagradas escrituras. No fuera a ser que terminara convencido de la herejía heliocéntrica.

Anónimo dijo...

Saludos todos....

(i) Creo que no todos definimos "documental" en la misma manera. Yo considero la pelicula de Mandoky un documental, tambien como considero Farenheit 911 y Bowling for Columbine (M. Moore) dos documentals. La Academia tambien considera esas peliculas documentales, ya que ambos ganaron el Oscar para Mejor Documental.

Obviamente, la Derecha en EEUU, usanda las mismas criticas que la Derecha en Mexico usa contra Mandoki, dicen que las peliculas de Moore no son documentales, ya que son partidistas, y carecen de "objetividad".

En fin, dada la polarizacion que campea en EEUU y Mexico, no creo que jamas podremos estar de acuerdo con la definicion de "documental".


(ii) Para ustedes que todavia creen que FC gano, les pregunto, ustedes creen en el poder de la publiciad? Ustedes creen que en Mexico habria millones de ninos sufriendo de la obesidad si no fuera por los spots de Coke y Pepsi?

A nivel mundial se gasta US$ 550B de dolares en publicad. En EEUU se gasta US$ 60B para spots en TV abierta. En Mexico, se gasta como US$ 2.5B en spots para TV abierta cada ano.

Ustedes piensan que se gasta solamente para gastar?

Entonces, dado todo esto, como es posible que, dada la diferencia oficial de 0.56%, no duden en la legitimidad de FC.

Osea, si una piensa que los US$ 25M de dolares que el CCE FRAUDULENTAMENTE gasto en spots durante los ultimas 10 dias de la campana lograran que 0.28% de los electores cambien su voto de AMLO a FC, alli esta la anulacion.

Como dije antes, la eleccion deberia de haber sido anulada 24 horas despues de los resultados.


(iii) Interesante como la CFC inicia una investigacion contra TMX, pero no contra TV. Pues, realmente no sorprende mucho, ya que, Televisa, a pesar de tener una participacion de mercado de 70% en TV abierta, y 50% en TV restringida, apoya la UltraDerecha.

Y, en esta coyuntura, FC neceista que Televisa lo siga legitimando.

Televisa es la empresa mas peligrosa de Mexico, y la empresa que no deja que Mexico salga de su Mediocridad.

Patricia